Más conocido como «Colas» fue el sucesor del clásico «Pontón» y considerado el mejor coche del mundo en su segmento en los años 60.