El 6 de Mayo de 1929, Chrysler introduce en su producción el De Soto.

Walter Chrysler quería una marca para competir con Studebaker, General Motors y Willys-Knight en el segmento de precio medio.
Sus ventas fueron buenas y superaba a Dodge en más de 25.000 unidades en 1932.

En los años 40 y 50 introdujeron nuevos modelos, Firedome Sportsman, Firesweep y Fireflite.

El De Soto Adventurer fue su novedad en 1956 y fue utilizado como Pace Car en las 500 Millas de Indianápolis.
La crisis económica de 1958 hizo bajar las ventas sensiblemente y Chrysler decidió acabar con está marca.